Medicina Estética Corporal

Hiperhidrosis

La toxina botulínica es una sustancia purificada que se inyecta en áreas como las axilas o las palmas de las manos, previene la aparición de sudor.

Actúa bloqueando la actividad de las terminaciones nerviosas que enervan las glándulas sudoríparas, evitando así que produzcan sudor. La aplicación debajo de las axilas es prácticamente indolora, con anestesia tópica. El tratamiento dura aproximadamente 10/20 minutos, en los cuales se inyecta una pequeña cantidad de toxina botulínica en el área afectada, espaciando las punciones entre 1 y 2 cm. Su efecto dura entre 6 y 9 meses.